La yerba en las plantas: costumbre no muy beneficiosa

La yerba en las plantas: costumbre no muy beneficiosa

La yerba en las plantas: costumbre no muy beneficiosa

La yerba en las plantas. Costumbres y hábitos.

 

Es muy habitual en los países donde el mate forma parte de la cultura, desechar la yerba mate ya utilizada en las plantas, pensando que sirve de abono para las mismas. Lo cierto es que esta costumbre podría no ser tan buena como la mayoría de la gente piensa.

En efecto, la yerba recientemente utilizada no funciona como abono, sino que por el contrario podría resultar muy nociva para las plantas. Es que para que se convierta en abono, la materia orgánica – en este caso, la yerba mate humedecida – debería entrar en descomposición, y así convertirse en compost. Hasta que este proceso no se lleve a cabo, no sirve para ello.

Es que la materia en su proceso de descomposición, libera grandes cantidades de nitrógeno, que es una sustancia nociva para las plantas.

A su vez, al arrojar yerba sobre la tierra, se forma una capa que hace que la humedad no llegue a las raíces, donde la planta puede absorberla. Y si cae sobre las hojas, obtura los poros por los que la planta respira.

El hecho es que en general, la yerba se tira sobre la tierra de las plantas cuando está verde, cuando hemos terminado de cebar mate y necesitamos desecharla. En ese momento, la planta aún no puede absorber nutrientes.

Con el paso del tiempo, la yerba se pone negra, pero aún se identifica que es yerba por su aspecto, se denomina que la materia orgánica está lignificada. Finalmente, la yerba en su proceso de descomposición adquiere un aspecto parecido al café granulado, casi no es posible identificarla de la tierra, es cuando ha llegado a convertirse en humus y entonces sí, se convierte en un buen abono para las plantas.

En todo caso, lo recomendable para los materos que quieran aprovechar la yerba para las plantas, es realizar un compostador en casa, si es que tienen un poco de lugar en sus patios. Se trata de un espacio en la tierra donde descoponer la materia orgánica como yerba usada, cáscaras de frutas o de huevo – por ejemplo – y así generar el humus rico en nutrientes para las plantas, además de encontrar una alternativa muy ecológica para nuestros residuos orgánicos.

Así que ya saben: nada de vaciar nuestros mates directamente sobre las plantas, no le hacemos ningún bien.

Comentarios

Comentarios

Comentarios