Preparar un buen mate dulce

Preparar un buen mate dulce
yerba mate dulce

Preparar un buen mate dulce

Preparar un buen mate dulce. Hábitos y costumbres.

 

Los “puristas” del mate consideran una aberración agregar azúcar al mate, pues un auténtico mate se debe tomar amargo para no perderse todos los matices de sabor de la yerba. Pero a pesar de ello, hay quienes lo prefieren dulce. Y en Paraguay, país de gran tradición matera, existe una versión de mate dulce deliciosa, donde se lo ceba con leche azucarada y coco rallado en lugar de yerba.

Para cebar mate dulce no es necesario ajustar la yerba, ya que el sabor de la yerba no es predominante sino el del azúcar. Se utiliza un mate más profundo y no de boca ancha, ya que no interesa realizar esta maniobra. En cambio, se va moviendo la bombilla alrededor del borde, en forma circular, para obtener más rendimiento de sabor de la yerba.

El agua suele estar algo más caliente que para cebar amargo, ya que el azúcar daría la sensación de que el agua está más fría. Además, es habitual el agregado de cáscara de cítricos que le aportan sabor, también café, hierbas y hay quienes prefieren endulzar con miel en lugar de azúcar. Los paraguayos también tienen su versión de “quemado cocido” con azúcar quemada con brasas, que le otorga un sabor especial al mate.

Y de Paraguay también es importada la costumbre del mate dulce de leche con coco rallado – que al prescindir de la yerba, ya tiene poco y nada del mate auténtico, más allá del recipiente y la modalidad de beber con bombilla –.
En efecto, en esta preparación lo que se hace es hacer un poco de caramelo con azúcar, al que se le agrega leche caliente, revolviendo de inmediato, el resultado es una leche caramelizada y dulce. Con esa leche – a la que algunos agregan canela, vainilla o anís – se ceba un mate con coco rallado en lugar de yerba.

Persiste en Argentina una costumbre similar pero con yerba, la del “mate de leche”, donde se reemplaza el agua por leche caliente endulzada.

Como vemos, existen muchas variantes de acuerdo al gusto del consumidor. Así que no sancionaremos al mate dulce, pues cada quien puede disfrutar su mate como quiera.

Comentarios

Comentarios

Comentarios