La yerba podría curar la gripe A

La yerba podría curar la gripe A

La yerba podría curar la gripe A

La yerba podría curar la gripe A: científica viaja a Japón para probarlo

 

Ana Paula Butiuk es una doctora en Ingeniería Química que realizó una serie de estudios con prometedores resultados sobre las etapas previas a la bioconversión del ácido clorogénico de la Yerba Mate en químicos finos de interés industrial. Este producto podría servir para la elaboración de una droga capaz de tratar la gripe A, tan temida durante sus brotes invernales.

Así, nuestro cotidiano mate podría encerrar la clave para curar esta dolencia propia de la época invernal que llega incluso a causar muertes en grupos de riesgo.

Tan importante es el hallazgo que Butiuk viajará a Japón para avanzar en el proyecto en el que está trabajando hace cinco años, que consiste en encontrar un químico para antibióticos de partida en base a la utilización de palos de yerba mate.

Su investigación coincidió con los trabajos de Asao Adachi, investigador de la universidad de Yamaguchi, Japón. Este científico nipón señaló en una visita a la Facultad de Ciencias Exactas de la provincia que “hay fracciones de la yerba mate que tienen muy poca aplicación y son descartadas, si bien no son riesgosas para el medio ambiente no tienen valor comercial, y eso pueden ser nuevos sustratos alternativos a los del café, usados en la elaboración de la droga contra la gripe”.

El desarrollo de la tesis de la joven misionera fue supervisado por Adachi, y ahora podrá viajar a Japón para avanzar en el proyecto en el que trabaja hace cinco años.

“La idea es llegar a través de la bioconversión a un químico que se utiliza para antibióticos de partida, no se trata de un antibiótico contra la gripe A sino de la formulación de la materia prima para elaborar el remedio a partir de palos de la yerba mate”, señaló.

Esta investigación formó parte de su tesis para el doctorado que completó a principios de año. Su objetivo es avanzar en conocimientos sobre este campo, para traerlos luego a la Universidad Nacional de Misiones y fortalecer la estructura académico-científica además de transferir al sector productivo regional la experiencia adquirida tendiente a la generación de una nueva biorrefinería.

“Quiero conocer cómo trabajan los científicos en Japón. Sé que hay mucha diferencia porque acá recién estamos empezando en muchas cosas. Pero no me sentiré  sola, porque el profesor Asao Adachi ya me conoce y me ayudó mucho acá”, expresó la joven doctora.

Entre los argumentos expuestos que avalan la capacitación de la profesional en Japón, se expresa que este desarrollo permitiría impulsar una mayor integración entre el sector de la producción primaria y los sectores industriales vinculados a la yerba mate, “particularmente de nuestra región, que tradicionalmente se han dedicado a su utilización como materia prima para la industria alimenticia, para obtener productos de alto valor agregado (fine chemicals) a partir de residuos derivados de la yerba mate, en escala de laboratorio”.

Un prometedor proyecto para el área productiva de la zona yerbatera, y una muestra más de la enorme riqueza de nuestra yerba mate.

Comentarios

Comentarios

Comentarios