¿ Los Niños pueden tomar mate ?

¿ Los Niños pueden tomar mate ?

¿ Los Niños pueden tomar mate ?

¿ Los Niños pueden tomar mate ? Estudios e investigación.

 

En nuestra cultura, el mate es un elemento tan cotidiano e incorporado que resulta habitual que los niños, no bien tienen la capacidad de beber a través de una bombilla, son convidados con mate, aunque más no sea para un simple juego. Lo cierto es que el mate en los niños debe darse con cuidado, pues las características de la infusión no son las más apropiadas para su edad.

La realidad es que expertos no recomiendan para nada dar mate – como tampoco té o café – a niños. Es que podrían resultar perjudiciales para la salud de los menores, por una diversidad de motivos a tener en cuenta.

El mate contiene sustancias como los taninos y polifenoles que disminuyen el aprovechamiento del hierro, porque bloquean la absorción en el intestino, y este efecto en los niños podría ser más preocupante. Más teniendo en cuenta que diversos estudios muestras que la anemia por falta de hierro está muy extendida en la población infantil debido a los malos hábitos alimenticios generalizados en esta población, y darles mate no contribuye a mejorar la situación, sino por el contrario.

Además, contiene xantinas, sustancias estimulantes y excitadoras del sistema nervioso que podrían tener un efecto en los niños que derive en excitación y excesiva actividad. Los niños son mucho más susceptibles a estos efectos.

Nuestros niños además están expuestos a una sobrecarga de estímulos que los excitan más de lo conveniente, como conflictos familiares y sociales agravados por causas económicas, violencia en la televisión, múltiples exigencias de actividades y horarios ocupados con escaso tiempo libre para el juego y ocio creativo. Si además les damos mate, no los estamos ayudando para nada.

Por otra parte, el mate es irritante gástrico, y podría caerle mal a un niño, debido a que su estómago es menos resistente que el de un adulto. Por otra parte, ya hemos comentado que los “yuyos” que muchas veces se adicionan al mate como payco, anís estrellado, anís en grano, hinojo, boldo, manzanilla, eucaliptus, tilo, yerba de pollo, ruda, menta, poleo, cedrón, pasionaria, entre otros, no son completamente inofensivos para los adultos, menos aún para los pequeños que podrían intoxicarse con ellos, no deben ofrecérseles jamás.

Los nutrientes del mate son insuficientes para un niño. Lo ideal es que consuman diariamente un lácteo como leche o yogur, también quesos acompañados de jugos de frutas naturales, una alternativa mucho más sana.

Recordemos que el mate cebado es además una forma de transmisión de enfermedades, como las respiratorias y las que producen gastroenteritis, y que los niños tienen un sistema inmunológico mucho menos fuerte que el de un adulto, así que sumar a la ronda de mate a los niños, puede no ser buena idea por el riesgo de contagio al que los expondríamos.

Claro que el mate forma parte de la cultura, pero darles de probar mate a nuestros hijos debería ser algo muy ocasional sólo por diversión, jamás incorporarlo a su alimentación cebado, pero tampoco debería ser habitual darles mate cocido.

Comentarios

Comentarios

Comentarios