Torta de yerba mate

Continuamos con una serie de recetas de cocina que nos enseñan a preparar distintos manjares, pero incorporando el inigualable sabor de la yerba mate, ya que no sólo puede ser la compañera habitual de nuestra jornada de la forma tradicional, sino que además puede darle un toque diferente de sabor a algunas preparaciones.

En este caso, compartiremos una torta misionera de yerba mate, que claro, es ideal para…la hora del mate. Aunque combinarla con un cafecito o un té, tampoco está nada mal.

 

Torta de yerba mate

Para esta torta de yerba mate, partimos de 250 cc. de mate cocido con leche, que se logra infusionando esa cantidad de leche caliente con yerba a gusto – unas dos cucharadas está bien – y se deja reposar cinco minutos, luego se debe colar muy bien para quitar todo vestigio de yerba.

Se bate en un bol 100 gramos de manteca a temperatura ambiente hasta que esté cremosa, se adicionan 150 gramos de azúcar negra y luego tres huevos, de a uno, mientras se continúa batiendo – con batidora eléctrica.
Agregar a la preparación la ralladura de una naranja, y luego alternar el mate cocido ya frío con 300 gramos de harina leudante, hasta integrar todo.

Volcar la preparación en un molde de 24 centímetros de diámetro, ya enmantecado y enharinado. Cocinar a 160 grados durante 45 minutos, aproximadamente.

Preparar mientras tanto un almíbar de naranja para saborizar la torta. Obtener la ralladura de dos naranjas, pero sólo la parte de color, ya que la parte blanca dará sabor amargo. Colocar en un recipiente con 200 gramos de azúcar y 100 cc. de agua, hacer un almíbar. Cuanto el almíbar esté tibio, volcar por encima de la torta aún caliente, haciendo algunos agujeros con un palillo de brochette, para que el almíbar penetre y humedezca la miga. Finalizar espolvoreando azúcar impalpable por encima con un colador.

Comentarios

Comentarios

Comentarios