Cómo curar el mate en tres materiales diferentes

Cómo curar el mate en tres materiales diferentes

Cómo curar el mate. Hábitos y costumbres

Cómo curar el mate en tres materiales diferentes

Los materos sabemos que curar el mate es un paso inicial indispensable para disfrutar de las más sabrosas cebadas. El recipiente en el que preparamos nuestro mate es tan importante como la calidad de la yerba o la técnica de cebada para lograr un buen sabor. Por eso, vamos a repasar algunas pautas para curar el mate, en este caso, de acuerdo al tipo de material.

En función del gusto personal, hay diversos modelos de mate, de acuerdo a las preferencias. Los expertos suelen preferir la calabaza, pero la madera y la caña son otros materiales naturales que muchos eligen. El vidrio, por su parte, no necesita cura y además es una buena opción para quienes sufren de acidez estomacal y así pueden paliar las molestias.

Lo primero es aclarar que curar el mate siempre implica llenarlo de yerba usada, la cual debe humedecerse para que el material vaya impregnándose de sus esencias. Algunos expertos incluso recomiendan hacerlo con yerba nueva. Generalmente, se recomienda dejar reposar, y repetir el procedimiento. Pero cada material tiene sus particularidades a tener en cuenta.

 

Mate de madera

Diferentes tipos de madera son aptos para la confección de mates, en general son maderas nobles y duraderas. El algarrobo, el palo santo, el quebracho y el roble suelen ser las más utilizadas precisamente por la calidad de las mismas. Los mates de madera son muy apreciados por artesanos, por su versatilidad para tallarse, teñirse, pintarse o adornarse.

Además de la curación clásica con yerba, la cual se va cambiando y raspando ligeramente el interior del recipiente para eliminar cualquier rebarba y así dejarlo bien liso, hay quienes eligen curarlo con aceite para impermeabilizarlo y así darle durabilidad.

 

Mate de caña

Se realizan fundamentalmente con caña de bambú, las cuales son curadas especialmente para evitar rajaduras al contacto con el agua caliente. Se puede curar de la forma habitual para disminuir la porosidad y darle buen sabor al recipiente.

 

Mate de calabaza

El tradicional mate de calabaza requiere que lo curemos minuciosamente, repitiendo el proceso de completar con yerba el recipiente, dejarlo reposar y vaciar. Conviene raspar suavemente con una cucharita la parte interna del recipiente para ir retirando las virutas que naturalmente genera la calabaza, para dejar su superficie bien lisa.

Comentarios

Comentarios

Comentarios