Consejos para preparar un rico mate de leche

Consejos para preparar un rico mate de leche

Consejos para preparar un rico mate de leche

Consejos para preparar un rico mate de leche. Recetas de mate.

 

A muchos les trae añoranzas de la infancia, pues el mate de leche era popular en tiempos pasados en especial para los niños, pues era una manera de ayudarlos a tomar este saludable alimento. Por eso, el mate de leche tiene para muchos sabor a “abuela”. Veamos algunos consejos para preparar un rico mate de leche.

Es que más allá de los nostálgicos, el mate de leche es delicioso para desayunos y meriendas invernales, bien dulce y calentito. Y sí, sigue siendo una buena manera de ayudar a los niños a tomar leche, aunque en ese caso deberíamos dárselo cuando esté un poco más lavado – evitando las primeras cebadas –, para evitar que el efecto energizante de la yerba los excite demasiado, en especial si son pequeños.

Lo primero, es contar con un buen recipiente. A diferencia del mate tradicional cebado con agua, para el de leche es ideal contar con un mate de cerámica, metal o vidrio. Debemos calentar la leche sin que llegue a hervir – 85 grados –, y es mejor colocarla en un termo para que se mantenga caliente.

El procedimiento de cebado no varía mucho del mate tradicional. Se llena el recipiente hasta las ¾ partes, se lo sacude un poco tapando la boca con la mano para retirar el excedente de polvillo de la yerba, y dejarla homogénea en su mezcla de hojas, palo y polvo. Dejamos la yerba en una forma algo inclinada, y en ese pequeño hueco vertemos un poco de la leche tibia. Dejamos que el líquido se absorba un poco, y repetimos el procedimiento para así humedecer la yerba paulatinamente.

Conviene dejar reposar el mate de 15 a 20 segundos tras cada cebada, para que la leche se infusione bien, pues no le resulta tan fácil extraer la esencia de la yerba como al agua, así nos deleitaremos con un mate de leche mucho más sabroso.

Otro consejo es que la leche puede ser aromatizada y saborizada con vainilla, canela, clavo de olor, o endulzada con miel o edulcorante, y desde luego, al mate puede agregársele azúcar. Hay quienes disfrutan de mezclar un poco de coco rallado con la yerba, un sabor muy especial.

Comentarios

Comentarios

Comentarios