La psicología del mate

La psicología del mate

La psicología del mate

La psicología del mate. Hábitos y costumbres

Por Susana Ale

 

Hemos hablado en muchas oportunidades de las virtudes del mate como infusión, pero te relataremos a continuación la otra cara de la misma moneda, en lo que no decimos, aunque no deja de ser importante, en lo que concierne al mate y a los individuos.

El mate es un compañero ideal para cualquier tipo de situación, charla de amigos, familiares, protagonista de confesiones importantísimas entre amigos, parejas, etc. El mate, excusa para encontrarse, quien no ha dicho… -¿Nos juntamos a tomar unos mates?

Por otra parte, a muchos nos pasa que estando solos,  en algún momento, tomando mate, podes saborearlo como un elixir de los Dioses sin sentir soledad alguna.

Con esto, se intenta resaltar, no solo la toma del mate como bebida tradicional en nuestro país, sino también como un acompañamiento, hasta terapéutico, porque no?. En esas ocasiones donde también saboreando un buen mate, se toman también decisiones o nos hacemos preguntas, interrogantes o balances personales.

Quien no ha tenido un mal día, hasta llegar a su casa o a la casa de un familiar o amigo y ha dicho… por favor necesito unos mates ya.

El mate es el compañero insustituible para los estudiantes, que mientras realizan  resúmenes interminables y libros van acompañados de mates, al principio muy buenos para  terminar lavados y fríos, pero para quien los toma, no es otra cosa que un gratificante premio.

Existe una dependencia emocional, en la que muchas veces, sin darnos cuenta, dependemos de un mate para sentirnos un poco mejor. Esto tiene que ver con la importancia que le damos, y desde chicos traemos consigo esa necesidad, desde ver a nuestros padres compartiendo dicho ritual.

Como podemos observar, esto significa, que más allá de que nos hace bien a la salud, por las propiedades que posee, también nos hace bien psicológicamente, como apoyo en momentos difíciles o para disfrutar de un buen mate también en los mejores momentos de nuestra vida.

¿Qué estas esperando para preparar unos mates?

Comentarios

Comentarios

Comentarios