Los materos más amados y queridos

Los materos sabemos que no hay mundo como el del mate. Los amantes del café y el té no tienen punto de comparación al momento en que el mate obra su magia y convierte a dos completos extraños en amigos entrañables en tan sólo minutos.

Y así como este tipo de historias suceden, también surgen personajes materos que populan el cono sur con los estereotipos más agradables que hayan existido. Son los materos más amados y queridos, a quellos con los que el mate no sería tan mate y gracias a los cuales cada día matero puede ser una nueva sorpresa y una nueva amistad ganada.

 

 

 

Para ellos, los materos más amaos y queridos:

El Estudiante
El Estudiante

El estudiante

Desde tiempos memoriales la yerba mate se ha asociado con actividades como la lectura y la contemplación. Mucho de esto tiene que ver con el estudio, y es por ello que tomar mate es una de las actividades más acuñadas por los estudiantes universitarios.

Pero también sabemos que los estudiantes universitarios no siempre tienen grandes bolsillos ni grandes presupuestos, incluso en ocasiones pecan de holgazanes, y todo ello los hace depender de la bondad de El estudiante.

Llegan todos a clase y allí está él, con el termo y el mate de siempre, cebando los primeros mates del que será un largo día; pero que gracias a él y su bendita costumbre de traer el equipo de mate a cada día de la facultad, la clase será una fiesta con un desfile infinito de mates de aquí para allá. La universidad no sería la misma sin este dedicado matero que dispone de su equipo todos los días para que a cada uno le toque un par de ricos mates.

El Cebador
El Cebador

El cebador

Un truco que tiene el mate es que para cada uno hay que cebar. Un té podemos hacer una olla entera y olvidarnos de la cuestión de prepararlo; lo mismo el café. Pero el mate es especial, necesita el mismo cuidado cada vez que es pasado de mano en mano.

El problema es que muchas personas quieren el premio sin hacer el esfuerzo. Para suerte de todos ellos, existe El cebador, aquel individuo caritativo que se expondrá voluntariamente a la (para algunos) “tediosa” tarea de cebar. Él se ofrecerá para ser El cebador cada vez que tenga la oportunidad. Quizás porque “no le molesta”. Quizás porque ama ser el dispensador de aquella bebida que representa ese momento de encuentro entre amigos y compartir, simplemente compartir.

El Panadero
El Panadero

El panadero

El mate es rico, pero si está acompañado de unos buenos bizcochos es aún mejor. Y para éstas ocaciones llega con capa y espada El panadero, ese individuo que siempre recuerda traer algunos bizcochos o facturas para la mateada. Sin esta persona quizás nunca encontraríamos algo para masticar en el momento que más lo necesitamos: para acompañar unos mates.

 

El Kiosquero
El Kiosquero

El kiosquero

Similar a El panadero está El kiosquero. Porque por más que tengamos los bizcochos, si al momento de cambiar la yerba no tenemos, el problema es grave. Ante ese evento que puede determinar no sólo el final de la ronda matera, sino de la reunión en sí misma, sale este salvador entre salvadores. El kiosquero arremete con un tapper, una bolsita o un paquete pequeño de yerba y anuncia con brío: “me quedó un poco”. Gracias a él la reunión podrá continuar como si nada hubiese pasado.

El Dos Caras
El Dos Caras

El dos caras

Por último, pero no por ello menos importante, El dos caras. Un matero excepcional en su perfil caritativo, casi tanto como El cebador. Es el que analiza la reunión, la ronda y anuncia: “voy a hacer dos mates, uno amargo y otro dulce”, para que nadie se quede sin tomar, según preferencia. Es hermoso ver a este personaje cebando, alternando dos mates diferentes, en dos rondas diferentes y, en el medio, un paquete de azucar que carga copiosamente en uno de éstos mates cada vez que lo ceba. Gracias a su esfuerzo los demás podrán disfrutar mucho mejor la gran experiencia matera que es la ronda del mate.

Acerca de Natán Gasparotti 11 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.

Comentarios

Comentarios

Comentarios