Propiedades medicinales y alimenticias de la yerba mate

Propiedades medicinales y alimenticias de la yerba mate

Propiedades medicinales y alimenticias de la yerba mate

Propiedades medicinales y alimenticias de la yerba mate. Estudios e investigación.

 

El mate nuestro de cada día, además de ser un hábito tan arraigado, puede tener benéficas consecuencias para nuestra salud, por eso resulta útil conocer las propiedades medicinales y alimenticias de la yerba mate.

La yerba mate es una planta cuyo nombre científico es Ilex Paraguariensis Saint Hilaire, originaria de las regiones subtropicales de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Se trata de un árbol parecido al laurel, con un tronco gris claro de hasta medio metro de diámetro y un promedio de 5 a 6 metros de alto, cuyas hojas apenas alcanzan los 10 centímetros de largo, se caracterizan por tener el borde dentado. Pertenece a la familia botánica de las aquifoliaceas.

Fueron los indios guaraníes los primeros en utilizar la yerba mate. Esta tribu habitaba la Mesopotamia y el noreste de la Argentina, el Paraguay y regiones de Uruguay y Brasil. La infusión se ha arraigado en los hábitos de una amplia mayoría de la población de estos países, y también de países árabes donde la beben de una manera más parecida al té, desde principios del siglo XX cuando fue introducida.

La yerba mate es una buena fuente de vitaminas del complejo B, que contribuyen a que el organismo libere y aproveche la energía contenida en los alimentos. De esta manera, contribuye al buen funcionamiento muscular y ayudan a tener un organismo, una piel y un cabello sanos.

Es además, una buena fuente de minerales necesarios para el organismo como el potasio, indispensable para el correcto funcionamiento del corazón. Contiene además magnesio, que ayuda a incorporar las proteínas.

La yerba mate además es un poderoso antiage dado que tiene un alto contenido de polifenoles que funcionan como antioxidantes. En efecto, la infusión de yerba mate ha resultado ser un mejor antioxidante que el ácido ascórbico (la famosa vitamina C), con propiedades similares al vino tinto en su rol de inhibidor en la oxidación de lipoproteínas de baja densidad, es decir que tiene un efecto antirradicales libres, y por tanto retrasa el proceso de envejecimiento.

Es que los antioxidantes incrementan las defensas del organismo, y previenen el ataque a las células que deterioran al organismo, a causa del estrés, los malos hábitos alimenticios, el tabaco, entre otros agentes.

Pero más importante aún, como antioxidante la yerba mate previene el crecimiento de células cancerígenas, pues al ralentizar el envejecimiento celular, contribuye también a prevenir ciertos tipos de cáncer.

Los antioxidantes además, previenen las enfermedades coronarias y cerebrovasculares dado evitan la arterosclerosis. A esto se suma otra propiedad de la yerba, la de ser antihipercolesterolemia, dado que las saponinas presentes en la infusión de yerba mate reducen la cantidad de lipoproteínas de baja densidad en la sangre. Dado que estos compuestos interactúan con el colesterol y los ácidos biliares, se conforman miscelas mixtas que provocan la eliminación del colesterol al dificultar su absorción en el tracto gastrointestinal. Esto significa, en términos sencillos, que el mate ayuda a bajar el colesterol “malo”.

El mate además tiene un potente efecto energizante, debido a su contenido en xantinas, que estimula el esfuerzo intelectual y físico. Las xantinas – como la cafeína o la teobromina –  son compuestos que estimulan el Sistema Nervioso Central (SNC), funcionando como estimulantes del esfuerzo intelectual y muscular, aumentando el estado de alerta y concentración, y atenuando la fatiga.

A nivel gastrointestinal, el mate funciona como diurético y laxante natural – aunque consumido en exceso o por personas sensibles, puede agravar la acidez estomacal. Es una firma de incrementar la ingesta de líquidos, ayudando a la buena hidratación.

Por todo ello, no hay motivo alguno para no disfrutar a diario de nuestro querido mate, ese compañero que además ayuda a nuestro cuerpo a vivir mejor.

Comentarios

Comentarios

Comentarios