Realizan una clase de cata de mate luego de ser declarada la infusión nacional de Argentina

Realizan una clase de cata de mate luego de ser declarada la infusión nacional de Argentina. Noticias, recomendado

Alrededor de 150 marplatenses se congregaron en un hotel de su ciudad para conocer los secretos de esta bebida tradicional. Participaron en una clase de cata abierta y gratuita organizada por el Establecimiento Las Marias.

Un día después de que la presidenta de Argentina informara que se declararía al mate como infusión nacional, se llevó a cabo una cata que profundizó en todos los secretos de la infusión, y guió a los asistentes para que pudieran redescubrir el mundo de sabores y aromas que transforman al mate en un verdadero clásico nacional.

Esta infusión que proviene de la cultura guaraní y que se tomaba en nuestro territorio antes de que llegaran los españoles, aún tiene muchos secretos por descubrir. En este evento, fue la sommelier especializada en cata de yerba mate Valeria Trapaga, la responsable de transmitirlos, y explicó que tomar mate “es un hábito que involucra no solo el cuerpo y la mente, sino también nuestra relación con los demás, con quienes lo compartimos”.

Desde hace cinco años esta sommelier correntina dicta con éxito un curso de cata de yerba mate, organizado en conjunto por Establecimiento Las Marías y la Escuela Argentina de Sommeliers, y resulta siempre un éxito ya que esta infusión tiene muchos matices que aún quedan por descubrir. “La yerba mate, al igual que otros alimentos y bebidas, al ser sometida al análisis sensorial sorprende por la particularidad y por la cantidad de matices de aromas, por la complejidad fascinante de sus sabores, por la información que se obtiene acerca de su procedencia geográfica, su perfil, su blend, su receta, su proceso y su estado, su calidad y su potencial gourmet”, destacó Valeria Trapaga.

En la charla, además de los aspectos teóricos, todos los asistentes tuvieron la posibilidad de experimentar con sus propios sentidos y así aprender a distinguir los distintos componentes de la yerba, conocer su proceso de elaboración y apreciar sus infinitos matices. La sommelier argumentó que cebar un mate significa más de lo que aparenta, y no es tan simple como parece: “en cada cebada, se activa todo un universo cargado de simbolismos”, concluyó.

Uno de los momentos más importantes de la clase fue el apartado especial dedicado al maridaje entre la yerba mate y los alimentos: una verdadera experiencia interactiva en la cual todos pudieron degustar y comparar de qué manera se amalgaman los sabores de yerbas de distintas procedencias con las texturas de los más variados alimentos.

Esta iniciativa de Taragüi se realiza por quinto año consecutivo y ya recorrió más de 27 ciudades en todo el país, lo que la convirtió en un verdadero clásico de Taragüi. En cada una de estas clases se produce el milagro de la ronda de mate: esa costumbre que nos es tan propia y en la cual las diferencias desaparecen, quedando quienes participan hermanados en ese ritual de cebar, tomar y compartir.

Realizan una clase de cata de mate luego de ser declarada la infusión nacional de Argentina. Noticias, recomendado

Comentarios

Comentarios

Comentarios