Realizan exposición donde se puede ver la historia del mate a través de numerosas piezas originales

Exposición sobre el mate en el museo histórico de la Universidad Nacional de Córdoba

Realizan una exposición donde se puede seguir la historia del mate a través de numerosas piezas originales. Noticias, turismo, recomendados

Desde la semana pasada, tres salas del Museo Histórico de la UNC (Universidad Nacional de Córdoba), en la planta baja de Obispo Trejo 242, albergan una muestra referida a la entrañable costumbre litoraleña del mate.

Además de tener un lenguaje propio, la yerba y su infusión nos remontan al más genuino acervo sudamericano. La muestra recorre desde la iniciación guaraní hasta el arribo de los europeos, pasando por la gravitación fundacional de los jesuitas. Incluso nos instruye sobre el significado de un mate amargo y uno dulce, y sobre la advertencia latente en una bombilla tapada.

Compuesta de numerosas piezas originales, la muestra abarca 149 piezas de porcelana pertenecientes a la colección Suescun-Benard, cedida en préstamo por la Fundación Eduardo Durini y el Palacio Sans Souci de Capital Federal. Acaso este aspecto sea el que más sorprenda al espectador, tanto desde lo visual como por la curiosidad histórica.

Exposición sobre el mate en el museo histórico de la Universidad Nacional de Córdoba
Exposición sobre el mate en el museo histórico de la Universidad Nacional de Córdoba

Hoy, la mayoría de los descendientes de inmigrantes olvidó o desconoce que sus ancestros mandaban hacer mates en Europa. En América del Sur, la técnica de la porcelana y la loza se desarrolló recién en el siglo pasado. Hasta entonces, muchos italianos, españoles o alemanes encargaban unidades con pedestales, asas, tallas y efigies a fabricantes como Limoges en Francia, o Meissen en la orilla germana del río Elba. Habían adoptado la costumbre, pero dándole un status diferente. Juntarse alrededor del fogón y chupar de una calabaza, con bombilla de lata o parecido, era cosa de criollos y de la servidumbre.

Almaceneros

“Este tipo de mates se vendía en las casas de ramos generales”, observa el director del museo, Juan Manuel Bergallo. De hecho, el vasco Juan Suescun tenía un “almacén de esquina” en Villa Ascasubi. Su hijo Ildefonso, casado con María Dolores Benard, guardó todas las porcelanas que no se habían vendido y recuperó otras, con pasión de coleccionista y sin imaginar el valor que tendrían con el tiempo. Un par de trabajos alusivos al Centenario de la Patria, en 1910, son parte de la exhibición en la Casa de Trejo.

“Jesuit’s tea”

Con criterio didáctico, la exhibición destaca los aspectos sobresalientes de la historia del mate. Los españoles y sus catequistas llegaron a esta área selvática, húmeda, inhóspita.

Pronto descubrieron que los indígenas sorbían un líquido preparado en un rústico cuenco. Parecía té, pero no lo era. Era yerba, y se aspiraba con una paja o adminículo parecido (tacuapí). Los primeros jesuitas se asustaron. Un escrito del padre Diego de Torres (1610), dirigido a la Inquisición, hará las delicias del visitante: “(… ) Que no se consienta en traer yerba de Mbaracayú (hoy Paraguay), porque es parte de una superstición diabólica que los aleja de la Iglesia.… y el que toma sale de misa a orinar frecuentemente”.

Días y horarios

La muestra. Se exhibe en Obispo Trejo 242, planta baja. Te. (0351) 4332075. Visitas guiadas: martes a domingos, a las 10 y 11; y a las 16, 17 y 18. Lunes cerrado.

Realizan una exposición donde se puede seguir la historia del mate a través de numerosas piezas originales. Noticias, turismo, recomendados

Comentarios

Comentarios

Comentarios