Las siete claves del mate perfecto

Para disfrutar de un buen mate, se deben seguir algunas pautas que aseguran la buena calidad de la infusión

Las siete claves del mate perfecto

Las siete claves del mate perfecto. Hábitos y costumbres.

 

Para disfrutar de un buen mate, se deben seguir algunas pautas que aseguran la buena calidad de la infusión, cuidando todos los pasos. Teniendo en cuenta estas siete claves del mate perfecto, sin dudas lograrás tomar los mejores mates.

Lo primero es elegir una buena yerba, con un envase de calidad que debe ser termosellado para mantenerla en óptimas condiciones. Se recomienda no guardar la yerba fuera del paquete, sino dejarla allí mismo, dentro de un frasco hermético que impida que la humedad la afecte.

Un buen recipiente es también importante, debe ser de base angosta y copa ancha para que primero se pueda mojar una mitad de la porción de yerba y luego la otra, que es la manera de conservar el sabor del mate inalterable durante toda la cebada.

Es importante corroborar que la yerba esté en óptimas condiciones, que sea de un color verde seco con tonalidades amarillas, nunca amarronada.

Los expertos sugieren que los mates de vidrio son una buena opción para cebar, porque no alteran el sabor. En todo caso, no se recomiendan los de madera, los enlozados o los modernos de silicona, porque no son óptimos para un buen mate.

Se debe llenar el mate con tres cuartas partes de yerba, cubrir la boca del mate, invertirlo y agitarlo para mezclar los componentes: palo, hoja gruesa, hoja fina y polvo.

El agua debe estar a una temperatura óptima, en el rango de los 70°C a 80°C, nunca hirviendo.

Se debe colocar la bombilla recién cuando la yerba ya ha absorbido el agua, y no moverla: un buen cebador, deja la bombilla en paz y no la toca durante toda la cebada, salvo para realizar los ajustes de yerba.

Comentarios

Comentarios

Comentarios