Mateando en La Serafina, por José Ángel Lopez Barrios

yerba mate que no causa acidez
Please wait...

Mateando en La Serafina, por José Ángel Lopez Barrios. Historias y anécdotas

-Tenes cara de mate….
Me dijo mi amigo Pelusa Crespo mientras Susana su esposa aprontaba todo para la mateada

– Y… SI
le conteste con la bolsita de bizcochos que seguramente delataba mi fisonomía….

Añoro esas tardes de mate a orillas del Río Sarmiento, el amplio balcón de la casa isleña del muelle Serafina era sin dudas el refugio amigo, en esas tardes en que el sol comenzaba a ensayar una despedida hasta el día siguiente, conversábamos hasta las primeras sombras mientras las colmadas lanchas colectivas atronaban el río llevando a los turistas de vuelta a sus hogares…

Te puede interesar: ¿Cómo preparar un buen mate?

Se estilaba el mate amargo, cuidadosamente abrevado con agua sin hervir, el bizcocho de grasa con un toque de sal desde alguna panadería de Tigre y la conversación amiga arrebujados en los amplios sillones almohadonados……

La vida transcurre de otra forma en las islas del delta del parana, el tiempo parece detenerse en una ecuación sin resolver. La vegetación y el movimiento de las mareas son como una danza que surca a través de los días, las semanas y los años y el isleño parece haber asumido en su identidad un aparente estado vegetal que lo lleva a las actitudes mas reflexivas, la postergacion de ideas citadinas apresuradas para reflexionar y cavilar concienzudamente en los ratos libres….. Un proyecto, quizás presentado por algún político, se estrellaba con frecuencia ante el muro impasible de la defensa isleña, lo que a veces salvaba del desastre a una región para ser inmolada en aras de un progreso no solicitado, como el proyecto presentado para poner un cable carril desde la terminal de Tigre hasta la misma orilla del Parana, los isleños recibieron con cierto sarcasmo la imposición de la idea y prometieron pensarlo…. solo que cuando algún isleño de la primera sección del Delta aseveraba esta postergacion, no hablaba de días, o semanas…. quizás hablaba de años, pero también era su forma de decir que no querían un proyecto que alteraría toda la fisonomía natural y autentica aun desde la época de Sarmiento….

El gato de la casa debió verme demasiado cómodo en mi sillón así que de un salto se ubico arriba de mi pecho y comenzó una ceremonia de “amasamiento”…. el gato en cuestión era un ejemplar enorme casi del tamaño de un perro mediano chico de pelaje blanco y negro y una cabeza grande llena de cicatrices de sus camorras felinas… el amasamiento era como una especie de lavado de ropa a mano pero sobre mi pecho, que al final terminaba en un estiramiento total mostrando colmillos y garras que finalizaban traspasando mi pulover….

– y… ya te dio la bienvenida con el amasamiento……
me decía pelusa con una sonrisa picara prendido a la bombilla……
Susana se desternillaba de risa ante mis intentos de sacarme al tigre isleño de arriba de mi pecho, hasta que al final lo conseguía dejando hilachas del pulover donde se había aferrado el felino.

Se me ocurre trazar una linea paralela entre los diferentes sacrilegios culposos de nuestra civilización….

Invadimos el océano aunque el primer obstáculo eran las grandes distancias y su profundidad insondable, luego nos convertimos en depredadores y polucionadores del ambiente liquido hasta producir serios cambios en sus estructuras…..

Luego fueron las alturas y los lugares helados, un solo hombre… Reinhold Messner conquisto la mayoría de las cumbres de 8.000 metros y sin oxigeno…. consecuente con esa tesitura, innumerables expediciones polucionaron los ambientes vírgenes con millones de tubos de oxigeno, latas de comestibles, plásticos, poblaron la Antártida aun con sus animales salvajes y sus extremas temperaturas….

La exploración del espacio exterior no fue la excepción a todo esto, los primeros tímidos escarceos con las fronteras del infinito comenzó con la carrera de Rusos y Norteamericanos y ahora en órbita alrededor de la tierra cientos de miles de objetos dejados por todos los países que pugnan por su lugar en el espacio, forman la polucion galáctica, orbital y terrestre….

– ¡Tomate un mate y deja de filosofar!
Susana me extendió un cimarrón bien cebadito con la montañita de yerba a un lado y el agua caliente del otro…. sus agotadoras jornadas docentes en las escuelas de Tigre le permitían algún respiro los fines de semana en que nos encontrábamos para matear…..

Lo absorbí con deleite y el sabor de la yerba bien asentada era como néctar del Olimpo ..el alimento de los dioses….

Los desiertos, las cavernas y las junglas en franco retroceso tuvieron también como victimas a los habitantes originales del entorno que les daba de vivir…. los pueblos indígenas…
Poco va quedando de esos montes… la afiebrada explotación forestal y los capitales gigantes fueron exterminando a todos esos habitantes sin misericordia y sin piedad…..

El rugir de la lancha de Piquet maniobrando diestramente en el muelle del recreo “Las Rosas” anunciaba el fin de la jornada, y junto con el fin de la tarde la consecuente penumbra que albergaba a la peste mosquito que nos corría al interior de la casa….
me tome el ultimo mate que ya había perdido el albergue renovador de su montecito de yerba, mientras tanto Pelusa prendía las luces del muelle y me esperaba para el ultimo saludo antes de abordar…

Se me antojo, mientras me despedía de Susana y del hijo de pelusa, que somos solo pasajeros de este mundo, ahora que los cambios climáticos son severos y que el ritmo de las mareas se ha alterado sin remedio, la búsqueda de la persona humana por el resurgimiento parece ser el próximo paso…. y no parece inquietar el prematuro deshielo de los polos o los desprendimientos de monstruosos icebergs, todo parece indicar que algo deberá cambiar definitivamente…….

Caminando a todo lo largo del muelle hasta la escalera, pensé que mientras existieran lugares salvajes o en armonía con la naturaleza, alguna esperanza habría…..

Pelusa me esperaba sonriente en la escalera mientras Piquet aceleraba en reversa acomodando la cola de la lancha colectiva para mi abordaje desde el escalón…..

– !Cuidao!…. no te me caigas al agua……
me dijo con una risotada el Pelu……

Le di una palmadita y al arrimar la lancha subí de un paso, el tacazo del marinero que anunciaba el despacho sin novedad para seguir la marcha, me obligo a aferrarme fuertemente con una mano para soportar la acelerada a fondo mientras le saludaba a Pelusa con la otra…….

La luz del muelle de la Serafina se apago poco después de la partida, quizás como una despedida o por el simple echo de no desperdiciarla……

Mateando en La Serafina, por José Ángel Lopez Barrios. Historias y anécdotas

Te puede interesar: ¿Cómo tomar mate?

Fuente: lopezbarrios.blogspot.com

Please wait...

1 comentario en Mateando en La Serafina, por José Ángel Lopez Barrios

  1. Hola, les cuento que con un amigo acabamos de editar el libro “Del mate a la mateada”
    El cual nos llevó un par de años hacerlo y ahora tenemos que venderlo para devolver la plata que nos prestaron.
    Es un libro de cuentos, relatos y reflexiones. Donde proponemos que se pase de tomar mate mecánicamente a matear como una forma de conservar un ritual nuestro.
    Si hay alguna forma de hacer publicidad por su intermedio, se los voy a agradecer.
    Mi mail (no tengo problemas que lo publiquen) es [email protected]
    Desde ya muchas gracias.
    Carlos

    Please wait...

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*