Pastafrola, la compañera inseparable del mate

Pastafrola, la compañera inseparable del mate
Please wait...

Pastafrola, la compañera inseparable del mate

Pastafrola, la compañera inseparable del mate. Recetas prácticas.

 

En los países de América del Sur, la pastafrola es casi tan conocida y popular como el propio mate. Se trata de una tarta dulce que suele comerse típicamente, por la tarde y acompañada de unos ricos mates. Los fanáticos del mate seguro la conocen, pero quizá no tienen claros su origen e historia, que compartiremos.

Llamamos pastafrola (del italiano: pasta frolla) o pasta frola, a una tarta artesanal típica de las gastronomías argentina, paraguaya y uruguaya. El término “pastafrola” deriva del italiano “pasta frolla”, que se traduce como pasta brisa, que es el tipo de masa con el que se prepara la crostata, dulce típico italiano que podría haber sido el origen de esta receta sudamericana.

Te puede interesar: ¿Cómo preparar un buen mate?

Típicamente, está preparada con una base de masa dulce a la que se cubre con dulce de membrillo – aunque existen otros rellenos como dulce de batata, dulce de guayaba o dulce de leche –. También es muy característico el enrejado que se le realiza a la tarta, es decir, la decoración con tiras delgadas de la misma masa, dando forma de cuadriculado romboidal sobre la capa de dulce. Se cocina en horno.

En cuanto a su origen, no hay una única versión. Se suele pensar que su origen es italiano, y que llegó a tierras sudamericanas de la mano de la inmigración, de hecho guarda similitudes con la crostata, una tarta similar que es popular en Italia aunque con otros rellenos – claro, pues esto depende de lo que se tiene más a mano en cada lugar. Otros refieren a que se trata de una versión local de la Linzer Torte, una tarta similar que se halla en las pastelerías suizas, pero que está rellena de dulce de frambuesa y su masa suele tener especias, sobre todo canela.

En Buenos aires, a principios del siglo XX un italiano funda en la calle Cuyo 1050  – actual Sarmiento – una confitería llamada La Milanesa. En el año 1917 es adquirida por la familia italiana Repetto, que le cambia el nombre por el de La Pasta Frola, y se proponen ofrecer lo más típico y selecto de la pastelería y bollería de todas las regiones de Italia: sfogliatelle, pasticciotti, cannoli siciliano, casatine, pastiere.

Concretamente es esta última preparación, la pastiera napolitana, la que guarda muchísimas similitudes con la pastafrola que conocemos. Es un pastel típico de la Semana Santa en la ciudad de Nápoles, elaborado principalmente con ricota, trigo cocido en leche y frutas, que tiene un enrejado similar al de la pastafrola, con lo cual es muy probable que la receta original haya surgido aquí de una manera u otra.

Cada familia tiene su propia receta de pasta frola, pero vamos a compartir la de Doña Petrona, una de las cocineras de televisión más populares de la Argentina en los años 70’, una gran referente.

Ingredientes:

– Masa

  • Harina de trigo 0000 400 g
  • Bicarbonato de sodio 1/2 cdita
  • Azúcar 4 cdas
  • Manteca 150 g
  • Yemas 2
  • Esencia de vainilla
  • Un poquito de agua

– Relleno

  • Dulce de membrillo 400 g
  • Agua caliente 150 cc
  • Oporto 100 cc ¾ de taza

 

–          Colocar en un bol la harina de trigo junto con el bicarbonato, el azúcar y la manteca blanda.

–          Trabajar con las manos y añadir las yemas de a una.

–          Mezclar y añadir esencia de vainilla y agua un poco.

–          Trabajar con las manos hasta obtener una masa lisa. Reservar la masa en el refrigerador, retirando una hora antes de utilizar.

–          Estirar con un rodillo sobre la mesada espolvoreada con harina y forrar el molde. Reservar el resto de la masa.

–          Para el relleno, colocar en una cacerola el membrillo con un poco de agua caliente, junto con el oporto. Presionar con un pisa puré hasta obtener una preparación con consistencia de crema. Retirar del fuego y dejar enfriar.

–          Verter el relleno frío o tibio jamás caliente, dentro de la masa y alisar.

–          Estirar la masa restante y cortar tiras delgadas. Colocar sobre el relleno formando un enrejado.

–          Pincelar las cintas de masa con huevo batido y llevar al horno a 180° C por 40 minutos.

Te puede interesar: ¿Cómo tomar mate?

 

Please wait...

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*